Autor Món animal
4 Gener 2016 a 18:00

El juego: El gran olvidado

El juego El gran olvidado // Imatge Indicans

El juego El gran olvidado // Imatge Indicans

Cuando crecemos, muchas veces nos olvidamos de jugar. Sólo recuperamos esa actitud especial cuando nos encontramos cara a cara con un niño que nos vuelve a despertar.

Después de asistir este fin de semana a un seminario llamado “El poder del joc”, tengo más ganas que nunca de jugar y, aun más, de jugar bien. Parece un poco contradictorio: ¿juego mientras me olvido de los problemas y disfruto pero a la vez debo hacerlo de una determinada manera? Pues sí. Pero lo genial de todo es que a medida que aprendes cómo jugar con tu perro de una forma más ordenada, estructurada, con señales concretas y una comunicación clara entre medio, cada vez es más fácil disfrutar de ello de forma más natural.  

Algunos puntos que destacaría:

– La importancia de la confianza que construimos en nuestro perro también en el contexto de juego. Si le quitamos los objetos que tiene de forma habitual, lo que veremos será que el perro se aleja de nosotros cuando encuentra algo interesante. Con la metodología de “El poder del joc” lo que se aprende es a generar todo lo contrario: nosotros + un juguete adecuado somos la mejor posibilidad para el perro.

– Las señales que creemos dar no son las mismas que las que verdaderamente percibe el perro. Cuando entrenamos, lo más común es que estemos dando información extra de forma continua o que estemos cometiendo muchos errores de forma totalmente inconsciente. Debemos aprender a ser claros, limpios con nuestros movimientos, para que el perro se sienta cómodo y avance. Muchas veces, somos nosotros mismos los que provocamos confusión.

– En un contexto lúdico, todos estamos más relajados. Los animales aprenden disfrutando y comprenden un sistema de comunicación basado en las consecuencias que más tarde podremos ayudarle a generalizar a otros contextos cotidianos. Si hace lo que esperamos, obtendrá lo que quiere.

– El juego puede ser una herramienta muy útil para crear y para modificar. Si aprendemos a utilizar las bases del juego en educación canina, podemos ayudar aún más a propietarios que empiezan con un cachorro, que quieren aprender ejercicios iniciales e incluso avanzados y también a aquellos que tienen problemas con sus perros.

La formación continuada es la base de los buenos profesionales! Con muchas ganas de aplicar todo lo aprendido y de incorporar nuevas herramientas en el día a día! ¿Te apuntas?

Silvia Rodellar

Indicans

Switch to mobile version