Autor Articles i estudis
19 Gener 2015 a 18:00

Propósitos para un nuevo año… Fracaso a principios de año

Propósitos para un nuevo año… Fracaso a principios de año

Propósitos para un nuevo año… Fracaso a principios de año

La mayoría de los buenos propósitos de la imagen, serán incumplidos por muchos de los que se los propongan. Lo siento…pero la experiencia me dice que esa forma de presentarlos, suena a fracaso.

Este es uno de los grandes motivos por los que hay tanta gente que fracasa en sus propósitos a principios de un nuevo año, porque se proponen llevar a cabo metas gigantescas, muy confusas y generales, que se convierten en retos, que nada más pensar en ellos, les provoca ansiedad y desmotivación.

No olvidemos que somos seres únicos e irrepetibles, y esa singularidad es la que hace que no todos podamos involucrarnos en una gran empresa de golpe.

Hay personas con una capacidad de sacrificio y voluntad espectaculares. Otros, como es mi caso, tenemos que ir pasito a pasito…y no pasa nada.

Si cogemos como ejemplo el tabaco, la meta típica que se propone uno, es la de “Dejar de fumar”…a palo seco; (que para un fumador empedernido, puede ser la meta de su vida). Sin embargo, si uno por su cuenta, se propone “Mañana seré más sano durante las 24 horas“, la cosa cambia abismalmente…

El propósito es mucho menos angustioso, y con muchas más probabilidades de ser alcanzado, porque solo tienes que pensar en las próximas 24 horas. A parte de motivador, ya que es un objetivo que uno se propondrá diariamente a partir de ese día; y en el que por supuesto estará incluido el no fumar, entre otras cosas. Después ya diseccionarás más aun el objetivo cuando te preguntes: ¿qué voy a hacer durante esas 24 horas para ser más sano?; ¿cómo lo haré?; ¿cuándo lo haré?…

De esta forma, desviamos la interferencia de la angustiosa megameta de dejar de golpe el tabaco para toda la vida, ya que el tabaco pasará a ser algo más que haremos para ser más sanos, pero no será el único foco.

Por otra parte, tendemos a castigarnos cuando tenemos una recaída. Ese auto castigo, en la mayoría de ocasiones, consigue altos niveles de desmotivación, y al final puede conseguir que acabemos tirando la toalla en lo que nos hayamos propuesto.

Lo mismo que tenemos la capacidad de conseguir un gran propósito dando pequeños pasos a diario, también tenemos la capacidad de ser bondadosos con nosotros mismos, y normalizar los pequeños pecaditos que vayamos cometiendo. Es mucho mejor recaer en uno o dos cigarrillos, comprenderlo, y después enfocarnos de nuevo en el propósito, que abandonarlo todo y volver a fumar la cajetilla entera.

El abandonar tu propósito de golpe por una o dos recaídas, es igual de radical, que el que se cambia de coche porque se le averió el embrague. Siempre saldrá mas caro un coche nuevo, que una buena puesta a punto, comprendiendo que el coche tiene un mantenimiento y se avería.

En ambos casos, hemos encontrado la excusa perfecta para hacer lo que realmente nos pide el cuerpo; en un caso, volver a fumar, y en el otro, comprarnos un coche nuevo.

Tal vez perdiste la confianza y el respeto en ti, por eso abandonas con tanta facilidad. Este respeto y esta confianza te los puedes ganar adaptando las metas que te propongas a tu nivel de voluntad. Cuanta menos voluntad sientas que tienes, más deberías diseccionar las metas que te propongas, hasta que los pasos sean tan pequeños, que te sea imposible no darlos.

Cuando des esos pasos que ha sido imposible no dar, verás como tu autoconfianza sube, y empiezas a respetarte más, y a castigarte menos.

Por otra parte, quiero que tengas presente, que con este ejemplo no pretendo darte la clave de nada. Solo quiero que aprendas a ver las cosas desde puntos de vista distintos.

Desde mi punto de vista, las claves las van creando los gurú para los mediocres, y tú no lo eres…Tú tienes la capacidad innata de crear tus propias claves, no eres igual que los demás.

J.López

Coach especialista en procesos OnetoOne

WEB Reflexión-Acción

Switch to mobile version