Autor Opinió
16 Juny 2014 a 17:30

Las meta herramientas son el cliente y el coach

Cliente: “Ahora mismo, no tengo claro lo que quiero…”

Coach: “Te voy a dar esta herramienta que es muy efectiva…”

leonardo da vinci

(5:30 de lectura aprox.)

Antes de nada, quiero transmitir mi total respeto hacia todas las formas de ayuda que los profesionales del Coaching aportan a sus clientes, siempre y cuando respeten a éstos, y a la esencia del Coaching. Quiero pensar que todos los que nos dedicamos a esta genial disciplina, lo hacemos con la intención de dar el mejor servicio a quien se pone en nuestras manos, por lo tanto, quien confía en nosotros.

A partir de aquí, quiero compartir contigo una toma de conciencia que tuve en su día,  y que me proporcionó un aprendizaje que se ha convertido en una de mis máximas a la hora de interactuar con clientes, siempre con la intención de encontrar mi más  alto nivel de excelencia, para ofrecer el mejor de los servicios.

He tenido la suerte de educarme en una escuela de Coaching en la que me enseñaron a empezar y a terminar los procesos, sin meter ni una sola herramienta. Es decir, nos enseñaron a trabajar mediante la conversación filosófica dentro del marco del modelo de acción humana GROW, de Alan FineGraham Alexander, y John Whitmore, y utilizando dentro de éste, las cuatro competencias básicas e imprescindibles que un coach debe dominar con destreza, a medida que se va desarrollando con sus experiencias. Las recordamos:

  1. La Observación, desde la neutralidad, con la intención entre otras cosas, de detectar posibles incoherencias entre lo verbal, lo no verbal y lo paraverbal
  2. La Escucha Fenomenológica, con atención plena sin emitir ningún juicio, y con la intención de captar la esencia pura del contenido del discurso, para entender y comprender
  3. La Pregunta, que fluye de la escucha y desde la inocencia del desconocimiento de la materia técnica que domina el cliente, para que el EGO no nos haga caer en el consejo
  4. El Feedback Espejo, rebotar al cliente parte del discurso que transmite para que tome conciencia de él y de su discurso

A partir de aquí, me di cuenta de que puedo aportarle al Cliente todas las herramientas que quiera de forma libre y responsable.

No me da ningún aprieto decir que me he bloqueado en un par de ocasiones con clientes que estaban totalmente bloqueados también, y es curioso que fue en esas situaciones donde he tenido que tirar de herramientas. Donde no llegaba con mis competencias, utilizaba las herramientas. Y no es que me parezca mal, todo lo contrario, las herramientas pueden llegar a ser muy útiles, de hecho, me sacaron de esos baches. Simplemente es una toma de conciencia en relación a que cuanta más experiencia tengo, menos herramientas necesito utilizar, porque más desarrollo mis competencias en relación a la conversación que realmente es el Coaching. Desde mi YO, puedo confirmar que a medida que voy interactuando con más clientes, y me voy encontrando con situaciones más o menos complejas, poco a poco, me voy haciendo más competente, y a medida que me hago más competente, necesito utilizar menos herramientas externas.

Mi falta de experiencia en aquellas situaciones puntuales, es la que hizo en su día que utilizara estas herramientas, ya que en el resto de procesos, no me hicieron falta, y los resultados de los procesos fueros positivos, según el feedback de mis clientes, por supuesto.

Estoy convencido de que el coach que utiliza herramientas externas como base/eje principal de sus procesos, es un coach que no domina con destreza las competencias que se esperan de él, y por las que en realidad el cliente está pagando, aunque éste no lo sepa.

Mi opinión, es que esto puede venir dado porque el coach haya sido partícipe de una formación deficiente, en la que la máxima de la formación era la utilización de herramientas, también puede ser la  inexperiencia, o simplemente porque no quiere, por la comodidad que aporta el dar herramientas de forma masiva, en comparación con el desgaste de energía que tiene un coach cuando pone en práctica sus competencias. Escuchar y Observar con ese nivel de atención, agota mucho más al Coach que el entregar una herramienta a su cliente.

Esto ha hecho que llegue a una conclusión, que no deja de ser una opinión personal:

Herramientas externas como base principal de los procesos = sin dominio de competencias básicas

De forma metafórica, podría decir que el Coaching es una relación profesional centrada en el cliente y enfocada a una meta, en la que dos Meta-Herramientas provenientes de diferentes ámbitos, (ámbito Cliente, ámbito Coach), se ponen de acuerdo para un fin concreto con resultado de Ganar/Ganar:

  1. El cliente contrata los servicios del coach como Meta-Herramienta facilitadora, es decir, Herramienta por encima de todas las herramientas externas, mediante sus competencias arriba descritas. El Cliente contrata a un profesionalno a un libro de autoayuda cargado de herramientas.
  2. El Coach, se involucra en el proceso de manera que ve al cliente como la Meta-Herramienta de su propio éxito, es decir, que el mismo cliente en la clave de sí mismo. No necesita mucho más.

El Cliente es la llave que abrirá todas sus puertas, y pienso que la clave, es que el coach consiga transmitir ese concepto al cliente, el de que él, es la Meta-Herramienta, la herramienta de herramientas. Si el coach no se cree esto, o ya no que se le crea o no, si no que no esté capacitado para conseguirlo, estoy convencido de que jamás un cliente conseguirá tener unos niveles de Autocreencia, (confianza más autoestima), suficientes para proponerse conseguir metas ambiciosas, y para ponerse en marcha en dirección a éstas.

La utilización de herramientas externas como base principal de un proceso de Coaching, rompe la naturalidad del crecimiento o desarrollo desde dentro del cliente hacia fuera, que precisamente es la esencia del Coaching. Estoy convencido de que el uso excesivo de herramientas, genera adicción al Coach, y por qué no, también al cliente.

No creo que exista el “Coach perfecto“, o que sea un profesional que no utiliza herramientas, sino que utiliza las herramientas idóneas según su experiencia en una situación concreta, y solo cuando es necesario, con el fin de conseguir la satisfacción del cliente y su más alto nivel de excelencia.

¿Y cuál es esa situación concreta? y…¿cuándo es necesario?…eso ya lo dejo para ti…

J. López

Coach especialista en procesos One to One

Perfil Linkedin

Switch to mobile version